Nacio un blog que te acompaña

Las mujeres, madres o no, siempre tenemos mucho que hacer....titulé asi este espacio para compartirlo contigo y expresar juntas las cosas sencillas.
La emocionalidad es una forma muy femenina de vivir. Entonces vivamos con emoción como Mujeres Inteligentes!

29 abr. 2009

La salud en positivo


Todos los días en mi Bandeja de Entrada del Fbook me recibe un texto de "Pensar en Grande", un grupo creado por Jackttoy Rojas un pensador amigo. Este corto texto funciona como una tacita de café en la mañana, me despierta y me conecta con la actividad. Hoy he querido compartir con Uds. uno de ellos:
Es innegable que existe una influencia recíproca entre nuestra salud y nuestra actitud mental. Una actitud positiva, un alto grado de motivación y entusiasmo crean las condiciones apropiadas para el desarrollo de una buena salud, una buena digestión y el desarrollo normal de los procesos metabólicos del cuerpo.

Lo cierto es que pensar es practicar química cerebral. Nuestra calidad de vida es el resultado de nuestros hábitos y estos a su vez, son el producto de nuestras acciones. Sin embargo, toda acción va precedida por un pensamiento y una de las consecuencias de los pensamientos que albergamos en nuestra mente es la secreción de hormonas desde glándulas como el hipotálamo y la pituitaria.

Estas hormonas se encargan de transmitir mensajes a otras partes del cuerpo. Por ejemplo, pensamientos hostiles y de enojo aceleran los latidos del corazón, suben la presión arterial y sonrojan la cara. Los sentimientos de ira, enemistad, resentimiento, depresión y tristeza, debilitan el sistema inmunológico del cuerpo y suelen favorecer la aparición de las llamadas enfermedades psicosomáticas.

Del mismo modo, pensamientos positivos como el entusiasmo, el amor, la amistad, la paz, la tranquilidad y muchos otros, producen un flujo de neurotransmisores y hormonas en el sistema nervioso central, que estimula, provee energía al cuerpo, y crea las circunstancias propicias para el mantenimiento o restauración de una buena salud. Cada uno de nosotros es, hasta cierto punto, responsable por el nivel de salud del cual estemos disfrutando.

¿Se ha dado cuenta cómo aquellas personas que constantemente se quejan por todo, son generalmente las mismas que suelen enfermarse con mayor frecuencia? Martín Seligman, profesor de la universidad de Pennsylvania, asevera que el sistema inmunológico de la persona pesimista y negativa no responde tan bien como el de la persona optimista y positiva.

Una actitud triunfadora y perseverante no sólo nos puede ayudar a alcanzar nuestras metas, sino que en muchas ocasiones puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Un grupo de investigadores del hospital King´s College de Londres, realizó un estudio con 57 pacientes que sufrían de cáncer del seno y quienes habían recibido una masectomía. Siete de cada diez mujeres de aquellas que poseían lo que los doctores llamaban un ´espíritu de lucha´, diez años más tarde aún tenían vidas normales, mientras que cuatro de cada cinco de aquellas personas que en opinión de los doctores habían perdido la esperanza y se habían resignado a lo peor; poco tiempo después de haber oído su diagnóstico, habían muerto.

La buena noticia es que usted puede cambiar su actitud y el efecto negativo que ésta pueda estar ejerciendo sobre su salud física. Empiece por modificar la clase de pensamientos que mantiene en su mente. Sea optimista, su vida puede depender de ello.
Dr. Camilo Cruz