Nacio un blog que te acompaña

Las mujeres, madres o no, siempre tenemos mucho que hacer....titulé asi este espacio para compartirlo contigo y expresar juntas las cosas sencillas.
La emocionalidad es una forma muy femenina de vivir. Entonces vivamos con emoción como Mujeres Inteligentes!

25 ago. 2008

Tengo un Niño Azul?



Hay un tema que me atrae mucho y que me ha llevado a leer en estos últimos días, cuanto aparece de él: el tema de los Niños Índigo. Le deben ese nombre al color azul que aparece en sus auras, al ser percibidas. Se dice que vienen con un alto potencial intelectual y una nueva conciencia interna. También aseguran, los que saben, que vienen con la misión de comenzar a propulsar cambios en la raza humana.
Este tema continúa en investigación, no hay nada definitivo, sin embargo, yo hice un extracto interesante de varias fuentes que me parecieron las más consistentes. Descubrí cosas impresionantes que desconocía, incluida la alimentación y conducta de estos niños. Al tratar con niños de una nueva conciencia, los adultos nos veremos obligados a cambiar los antiguos patrones educacionales para darles a nuestros niños la libertad de expresión y de acción que nos solicitan.

Las características más frecuentes en ellos son:

- Tienen una gran energía, son incansables, a menudo tienen pocas horas de sueño, procurándose el tiempo extra para tener vivencias e incorporar conocimientos.
-Se muestran rebeldes ante la autoridad, si no está orientada con democracia ceden a la explicación y negociación, esta condición los hace comprender más fácilmente situaciones de intercambio comercial incluso de economía, trampas de consumismo y de moda.
- Rechazan la carne animal y los alimentos muy elaborados.
-Tienen gran intuición y sensibilidad
-Aprenden explorando, se niegan a memorizar mecánicamente.
-Es muy compasivo y tiene miedo a la muerte o pérdida de seres queridos porque lo comprenden mejor que muchos de su edad.

Los problemas que pueden experimentar los Indigos son:

-Exigen mucha atención y sienten que la vida es demasiado valiosa para dejarla pasar. Quieren que las cosas sucedan y con frecuencia fuerzan una situación a fin de obtener lo deseado
-Pueden llegar a irritarse emocionalmente por quienes no entienden el fenómeno Índigo. Ellos no pueden entender por qué las personas operan en modalidades no basadas en el amor. Aún así, son extremadamente resistentes y hábiles para ayudar a niños necesitados aunque su ayuda a menudo sea rechazada.
-Los Niños Índigo a menudo son diagnosticados con desórdenes de atención (ADD – Attention Deficit Disorder) o alguna forma de hiperactividad.

Si logras identificar la mayoría de estas características en tu niño, lo mejor es buscar ayuda profesional.

Algunos consejos de los expertos de cómo manejar estos niños son:


Los Índigo son abiertos y honestos - esto no es una debilidad, sino su mayor fortaleza. Si no son honestos y abiertos con ellos, ellos seguirán siendo los mismos con ustedes: sin embargo, no los respetarán.
El aburrimiento puede traer arrogancia en los Índigos, así que no dejen que se aburran. Si actúan con arrogancia, significa que necesitan un nuevo desafío y nuevos límites. Alimente sus cerebros y manténgalos ocupados de la mejor forma posible.
Los padres, maestros y auxiliares tienen que ser capaces de establecer y mantener límites claros, y sin embargo, lo suficientemente flexibles para cambiar y ajustar esos límites cuando sea necesario, basados en el crecimiento emocional/mental, pues los Índigos crecen rápido. Ser firmes, pero justos, es necesario para el bien de ellos y el nuestro.
El mensaje dado y transmitido por los adultos debe ser más placentero que doloroso, y más basado en el amor que en el miedo.
Mantenga al niño informado e involucrado en los asuntos.
Evite malentendidos simplemente dando explicaciones.
No pierda la paciencia con su niño.
Evite dar órdenes (verbos en imperativo). En vez de usar órdenes verbales, use el tacto para llamar su atención. Ellos son muy sensibles al contacto (toque en el hombro, apretón de manos, abrazo, etc.)
Mantenga su palabra
Negocie en cada situación.
No esconda nada ni use lenguaje ofensivo.
Deje que sus emociones le muestren amor, y no odio.
Discuta la situación generadora de la reprimenda después de ésta.
Después de todo, siempre acérquesele al niño y vea si hubo un aprendizaje y crecimiento tras la reprimenda.
Importante: Recuerde que el castigo no funcionará con estos niños. El castigo es diferente de la reprimenda. El castigo está basado en la culpa, mientras que la reprimenda se basa en un crecimiento o mejoramiento.

Un artículo escrito por María Dolores Paoli, especialista venezolana en Psicoespiritualidad asegura que “Científicamente ya tenemos confirmación del cambio que aportan estos chicos, manifestándose en la activación de 4 códigos más en el ADN. Lo normal en los humanos es tener 4 núcleos que, combinados en sets de 3, producen 64 patrones diferentes, llamados códigos. Los humanos tenemos 20 de esos códigos activados que proporcionan toda la información genética. Exceptuando 3 códigos, que son los códigos de arrancar y parar como si fuese una computadora. Hasta ahora la ciencia ha considerado a estos códigos desactivados con programas remotos que hoy en día no necesitamos. Pero aparentemente los niños índigos nacen con un potencial de activación de cuatro códigos más, que se denota en un claro fortalecimiento del sistema inmunológico”